¿Es cierto que las patatas engordan?

Publicidad

Share on Facebook2Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0

Hay personas que se privan de determinados alimentos, como pueden ser las patatas, el pan o las legumbres, creyéndose el mito de que las patatas engordan. La verdad es que no depende del alimento en sí, sino de cómo los cocines, por ejemplo, no será lo mismo que guises unas patatas con verduras que con tocino y chorizo, ya que además de aumentar la grasa, se incrementarán las calorías. Lo mismo pasará con las demás legumbres así como con los bocadillos, cuanto más bacon u otro tipo de complementos cárnicos y lácteos como quesos amarillos pongas, más calorías tendrán y si serán un peligro para tu dieta.

¿Es cierto que las patatas engordan?
Cambia las patatas fritas por patatas asadas en el horno

La patata en sí es un gran nutriente, ya que complementa a todo tipo de recetas, hace que las salsas y cremas espesen y es un alimento muy versátil, pudiendo cocinarla al horno, frita, cocida, asada etc… con múltiples salsas y aderezos. La versión más peligrosa será sin duda, las patatas fritas, ya que una ración de 100 gramos tendrá algo más de 230 calorías aproximadamente, mientras que la patata hervida natural, tendrá una aportación energética de 80 calorías. Las patatas fritas industriales incluso, llegan a alcanzar más de las 500 calorías, un peligro para las siluetas que quieren estar más definidas, y una bomba de colesterol muy perjudicial.

La patata contiene entre sus nutrientes una interesante aportación de ácido fólico, junto a la niacina, la vitamina PP, la B6, la B2, la B1, la A y la vitamina C, conteniendo una pequeña cantidad de azufre, zinc, hierro e incluso un aporte pequeño de sodio, manganeso y cobalto. Como ves, un interesante manjar que te ayudará a recolectar todas las necesidades nutricionales que necesitas al día, con tan sólo una mitad de patata al día. Su gran cantidad de proteínas de alta capacidad regenerativa crean la enzima completa (de igual similitud a la proteína animal) cuando se junta con otro aminoácido, en especial la de las lentejas, el arroz o las habichuelas. También será una opción excelente para todas aquellas personas que quieran consumir fibra natural, sobre todo si las cocinas con la piel bien lavadas, ya que no se degradará en la cocción, después pélalas y obtendrás todas sus vitaminas y propiedades.

Puré de patatas en tu guiso de carne picada
Pastel de carne con puré de patatas en vez de la típica lasaña con pasta y bechamel

Se utiliza de forma terapéutica cuando hay problemas de estómago, sobre todo en puré, natural y sin aliños, ya que es antiácido y ayuda en los casos de falta de defensas, aumentando la capacidad defensiva del cuerpo, siendo también diurética y sedante en el caso de las personas que son muy nerviosas. Este mismo puré de patatas lo podrás usar junto con un guiso de carne picada con tomate, para elaborar un riquísimo pastel de carne con puré de patatas, que podrá sustituir a cualquier lasaña y evitar el aporte calórico de la pasta y la bechamel.

Por todo esto, no prescindas de la patata en tu dieta habitual, ya que cocinándola de una manera sana y sin fritos, se convertirá en un gran aliado de tu organismo! Cambia las típicas patatas fritas por unas ricas patatas al horno con un chorrito de aceite, sal y orégano, ¡te sorprenderán!

 

Publicidad

También te puede interesar



Última actualización: 25/03/2014

Comenta en Facebook

Añade un comentario