Cómo disfrutar de los fritos sin dañar nuestra salud y perder la línea

Publicidad

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0

Hay alimentos que tienen fama de sentar mal a la salud, y entre ellos los fritos, ya que podrán causar desde un colesterol alto a una acumulación de grasas, siempre que se consuman de forma masiva. A la hora de crear una fritura utiliza un aceite de buena calidad como el aceite de oliva virgen o de semillas y nunca utilices un aceite de coco o palma ya que podría generar sustancias nocivas para tu organismo a temperaturas tan altas.

Es importante también que a la hora de freír no mezcles dos grasas, es decir, no agregues aceite y mantequilla en la misma tanda o tocino y aceite. Esto podría provocar diferentes daños a tu organismo, como ingerir diferentes toxinas, dañar el hígado o incluso los riñones y las arterias.

Cómo disfrutar de los fritos sin dañar nuestra salud y perder la línea

Evita aquellos dulces fritos como las rosquillas que tengan en su composición manteca y que luego vayan fritos, ya que no tan sólo aumentará en calorías sino que generará más probabilidades de crear mucho más colesterol y enfermedades cardiovasculares.  Serán buenos si en lugar de la manteca en su composición agregas huevos frescos, mantequillas o margarinas o incluso un aceite que sea del mismo género del que vas a freír.

Nunca acompañes los fritos de salsas que contengan un nivel grande de grasas como pueden ser el guacamole o incluso el alioli, la mayonesa también está en un puesto peligroso para todas aquellas personas que quieran cuidar su línea o llevar una dieta saludable, ya que en compañía de fritos como las patatas, las anillas de calamar y todo tipo de croquetas, podrán alcanzar el doble de calorías en una única comida.

Te aconsejo que a la hora de apostar por un frito, siempre utilices los aceites que te menciono, en especial el aceite de oliva. Hay aceites que podrás aprovechar una o dos veces más, en el caso de que frías patatas o huevos, incluso verduras como los pimientos pero no lo aproveches cuando frías albóndigas, rebozados y todo tipo de postres dulces. Antes de volverlo a utilizar será mejor que lo cueles ya que podría dar error a que aquellas partículas de pan o huevo se quemen, creando de nuevo un peligro para el organismo.

Si quieres retirar el exceso de aceite bastará con que pongas un papel absorbente, ya que generará una mayor comodidad para que a la hora de comer el alimento no se vea encharcado.

En resumen, no es aconsejable abusar nunca de los fritos o comidas fritas, pero no por ello vamos a prescindir de darnos un capricho de vez en cuando, usando siempre aceite de oliva de la mejor calidad posible, y no mezclando dicha comida frita con otros complementos grasos que hagan de nuestro menú una bomba de relojería para nuestra salud.

Publicidad

También te puede interesar



Última actualización: 13/05/2016

Comenta en Facebook

Añade un comentario